La Esmeralda, la iñora ensangrentada.

Ocurre todos los años... Cuando zarpa de Valparaíso el segundo velero más grande del mundo lo hace cargando el lastre más pesado: el ahora silencioso grito por el no olvido de quienes padecieron y murieron debajo de su arboladura. Y se demandan un exorcismo: convertirla en universidad flotante de derechos humanos. Universidad que podría llevar el nombre de Miguel Woodward.

En cada zarpe y arribo, las agrupaciones de derechos humanos y familiares de víctimas de la dictadura militar, se agolpan en el muelle para demostrar su rechazo a este símbolo de la impunidad, exigiendo justicia.  Y así seguirá, expresan los

(Leer más)


Cerrar